11 de diciembre de 2011


Cada pensamiento escapa, inerte y fugaz, abandonando al pensador y dejando solamente cenizas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario